jueves, 13 de marzo de 2008

Carta de Esther

“Es conmovedor leer tanto sentimiento y emoción... acabo llorando a lágrima viva.

Al día de hoy, sigo corriendo por las mañanas, ya sin Golfo o mejor dicho con la ausencia de Golfito al lado y es durísimo, salir, rodar y volver, todo un desafío sin mi mejor colega, es como ir cojeando, porque no veo por sus ojos, no huelo con su trufita, no siento su corazón emocionado por la intensa creatividad de la naturaleza a nuestro paso, porque aunque yo esté muy jodida, lo realmente jodido es que él ya no palpita ¡Se lo está perdiendo todo¡ y yo no puedo disfrutarlo por él. 

Veo huellas de otros perros que van apareciendo con los días, abandonados, perdidos... jamás me han atacado, que es una de las justificaciones que alega Medio Ambiente para aplicar tan salvaje medida y acabar con sus vidas. Estos perros temerosos, decepcionados, huyen... sencillamente. Me estremezco ante la realidad de que tarde o temprano van a caer si esto no lo paramos, porque van a seguir matándolos. Tenemos que conseguir frenarlo, por todos nosotros y por los 43 que van asesinados, que sepamos.

A veces fantaseo con la idea de que Golfo haya venido al mundo para acabar con  esta barbarie, a mejorar nuestra especie en lo que a humanidad se refiere, sería fantástico”.

Este texto es un extracto del  mensaje que apareció el día 22 de febrero en el foro de los amigos de Cimasur. Todo lo que dije sigue vigente sólo que el abrazo que entonces mandaba abarca mucho más, pues sois muchos los que estais participando y muchos los agradecimientos especiales para aquellas personas admirables y desinteresadas que aportan ideas y medios hasta el día de hoy.

Tambien deciros que esta mañana 12 de Marzo he encontrado a los perros de los que solo conocía sus huellas, pertenecen a 2 perros de lo más gracioso, los he sorprendido tumbados  a pleno sol, resguardados del viento, no me habían oido ni olido hasta que me han visto y se han asustado, uno de ellos, negro azabache, y revoltosillo, ya se le ve, me ha dado una charla tremenda, y lo he querido entender, como una buena bronca, a uno que el reconoce como perteneciente a la misma especie de él que, un maldito día, le abandonó en medio de ninguna parte a buscarse la vida y perderla , en cuanto ha terminado se ha unido a su compañero de fatifas, igual de asustado y se ha puesto a correr tan deprisa como sus flacos cuerpecitos lo permitían; no les he podido persuadir para que vinieran conmigo, lo volveré a intentar, para llevarles al veterinario, buscarles el chip, y conocer su situación.

Esto es sólo el principio de la temporada de abandono de perros, que está a punto de explotar, pues ahora, aquellos cachorros que llegaron al dulce hogar a modo de regalo de reyes empiezan a estorbar ante la perspectiva de mejores planes vacacionales; tambien los cazadores han terminado la temporada y se deshacen de aquellos ejemplares que no han resultado productivos.

Si a partir de ahora vas a pasar un día al campo es fácil encontrarse con esos “peligrosos perros abandonados” que han dado los argumentos necesarios para asesinar a nuestro Golfo-Rubio del alma.

Y mientras todos ajenos al pasisaje de antenas, preservativos, escombros, basura  y otras guarrerias humanas, para convertir el paraiso en cloaca, pues es el fruto de nuestra propia evolución, la que tan “animales superiores” nos hace sentir.

Golfo, te juro que las cosas van a cambiar,  nos lo hemos propuesto, chiquitín. Gracias a todos de nuevo. Sin vosotros IMPOSIBLE.

Esther.

4 comentarios:

rafa dijo...

Desde nuestra web estudiasocial.net te mandamos todo nuestro apoyo y un abrazo grandísimo en estos momentos tan tristes.
Gracias a una compañera que nos ha informado del Blog estamos haciendo campaña en nuestro foro para que se conozca este triste suceso como granito de arena para paliar la injusticia tan grande que han cometido estos supuestos "defensores del bienestar ciudadano"

Hectópolis dijo...

Por desgracia, HACER, no puedo HACER nada, es la realidad, aunque ya me gustaría, como ir a los despachos de los "importantes" y plantearles el tema y que dejen de joder, pero... qué somos, con esto de la memocracia ellos son los dictadorcillos y nosotros a los que humillan como quieren.
Pero siento tanta pena y rabia porque estéis así, sin sentido, por un crimen impune, ellos tan tranquilos y vosotros tan mal, es la injusticia con patas.

Y cada día se va DEMOSTRANDO que el ser humano de "superior" NADA, todo lo contrario.

Lo único que queda es el Milagro de que a alguno de esos dictadorcillos se le mueva el alma y se dicte que NO se vuelva a pegar un tiro a un perro abandonado, sino TODO lo contrario, que se recoja y se le lleve a donde proceda. Algo más civilizado, vaya.

Un saludo muy cordial y que tengáis mucha suerte y si tenéis ganas renovadas, tengáis de nuevo un Golfo que os alegre la vida como antes.

Un abrazo

Hectópolis

nieves/justo dijo...

Conocimos a Golfo y era un perro maravilloso.Nuestra mayor repulsa contra el HP. que le asesinó

Un beso.

Justo y Nieves

TaraMaxima dijo...

Acabo de enterarme de todo esto. Y no tengo palabras para expresar mi indignación, yo también tengo perro y me duele muchísimo cualquier barbarie que se le haga a cualquier animal, te mando todo mi apoyo, y ánimo para seguir luchando porque se le haga justicia a Golfo y a todos esos perros asesinados.